Zambia

Viajar a Zambia

Conocida como la “auténtica África”, Zambia no está preparada para el turismo independiente y viajar por el país es todo un reto: el mal estado de sus infraestructuras, la falta de señalización y las largas distancias entre las principales ciudades hacen de ella una gran aventura. No hace falta alejarse mucho de su cosmopolita capital, Lusaka, para salir de los recorridos habituales.

Lo que realmente vale la pena de Zambia son sus sensacionales paisajes, formados por hermosos bosques de miombo, planicies de aluvión, ríos serpenteantes, infinidad de cascadas y vastos parajes naturales, y su concentración y variedad de fauna. El sonido incansable de miles de pezuñas de lechwes (antílopes) repiqueteando y salpicando en los pantanos puede quedarse grabado en la cabeza del viajero.

Luangwa del Sur, uno de los mejores parques nacionales del continente, y el inmenso Parque Nacional de Kafue, un clásico territorio africano de safaris más grande que Suiza, simbolizan las riquezas del país. Además, están las fascinantes cataratas Victoria, uno de los mayores espectáculos del planeta.

Zambia también tiene su lado cultural, y presenciar la ceremonia del Kuomboka, una de las últimas grandes fiestas del sur de África, podría ser el acontecimiento más destacado de un viaje al país. También se recomienda acercarse a una aldea local, donde el viajero entenderá por qué se conoce a los zambianos por su cordial hospitalidad y su irrefrenable calidez.

Fuente: Sur de África 2 (marzo del 2010)