Suazilandia

Viajar a Suazilandia

Incrustado entre Mozambique y Sudáfrica, el reino de Suazilandia es uno de los países más pequeños de África, pero compensa su exiguo tamaño con su rico legado cultural y un distendido ambiente. Con sus gentes hospitalarias y la relativa ausencia de conflictos raciales, viajar a Suazilandia será un cambio radical tras visitar sus vecinos más grandes.

El visitante disfrutará observando la fauna y la flora, sus fantásticos paisajes montañosos y vivas tradiciones, practicando el senderismo descargando adrenalina en las actividades que ofrece el país, o admirando su artesanía de alta calidad.

Es el reino de Mswati III, uno de los últimos tres monarcas africanos. La monarquía tiene sus críticos, pero, combinada con la resistencia que ha distinguido a los suazis a lo largo de la historia –contra los bóeres, los británicos y los zulúes–, ha alimentado un fuerte sentido del orgullo nacional, algo que se evidencia en tradiciones como la ceremonia del Incwala y la danza Umhlanga, sus fiestas nacionales.

Una excelente red de caminos permite desplazarse fácilmente por el país. Las opciones de alojamiento incluyen una aceptable red de albergues, hoteles para familias, lodges en plena naturaleza y refugios para escapadas exclusivas. Muchos viajeros visitan el país de paso hacia el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica, pero, de ser posible, vale la pena dedicarle más tiempo a Suazilandia.

Fuente: Sur de África 2 (marzo del 2010)