La región vinícola de Texas Hill Country, TOP 8 del 'ranking' de destinos Best in the U.S. 2017

Texas Hill Country © Elizabeth Stone / 500px
Texas Hill Country © Elizabeth Stone / 500px

Ruta en coche por Hill Country: los viñedos emergentes de Texas

Una de las grandes regiones vinícolas ignoradas de Estados Unidos está en el corazón de Texas, Hill Country. Posiblemente sea más famoso por las barbacoas, pero tiene un suelo muy rico, ideal para la producción de vinos de alta calidad. Alberga más de 70 bodegas repartidas por un paisaje montañoso de estilo mediterráneo, el ambiente perfecto para un viaje en coche al más puro estilo texano.

Texas Hill Country, EE UU © Willard / iStock / Getty Un paisaje bonito, grandes vinos y cocina creativa son parte de la diversión de Hill Country © Willard / iStock / Getty

DE VINOS Y CENAS EN AUSTIN

Austin, al este de Hill Country, es un buen punto de partida para una ruta en coche por los viñedos emergentes de Texas. Aunque es más famosa por sus ‘gastronetas’ y por la música en directo, cada vez suma más bares y restaurantes con carisma, donde el vino juega un papel estelar. Con el estilo de un bar clandestino, Red Room Lounge es uno de los locales que hay que visitar, con una soberbia selección de vinos de Texas y más allá, y más de 20 tipos de vino por copas. Se esconde en un estrecho callejón del centro (tiene una luz roja sobre la entrada, sin rótulo) y ofrece platillos que maridan bien con las copas. Si se visita Austin, es buena idea asistir a algún concierto. Un local clásico es el Continental Club, dedicado al rockabilly. También es buena idea darse un (frío) chapuzón en Barton Springs antes de irse de la ciudad. Un buen sitio para pasar la noche es el original Austin Motel, con habitaciones caprichosas y muy bien situado en South Congress.

Texas Hill Country, Austin, EE UU © Inti St Clair / Blend Images / Getty El gran panorama gastronómico y musical de Austin marida muy bien con los vinos de la región © Inti St Clair / Blend Images / Getty

BELL SPRINGS: VINO EN EL PORCHE

A 45 min en coche desde el centro de Austin, la pequeña y sencilla Bell Springs Winery es una bodega ideal para tomar una copa de malbec o para sentarse en el porche y preguntar por el Needy Bitch; una mezcla de barbera y merlot de color rubí con el nombre de un perro de la bodega que va muy bien con el queso y la carne ahumada que sirven. Los fines de semana la música en directo (de 15.00 a 17.00) se suma al ambiente festivo, y el resto de días es un sitio apacible donde iniciarse con los vinos tejanos. Un extra interesante es la sala de cata de la bodega, Sidecar Tasting Room, 8 km al este en el histórico Dipping Springs. Abre hasta tarde y tiene un amplio patio donde saborear cócteles de vino y comida.

BELLEZA Y VIÑEDOS EN EL LAGO TRAVIS

Flat Creek Estate, al norte de Austin, es una premiada bodega de 32 Ha panorámicas junto al lago Travis. Los visitantes pueden pasear por la finca (en la Tasting Room hay planos de rutas a pie) y el césped es ideal para un pícnic, pero sería una lástima perderse el menú de tres platos del bistró, con maridaje de vino. El brunch del fin de semana también es un éxito. En cuanto al vino, las potentes variedades de estilo italiano han situado a Flat Creek en el mapa vinícola. Su Super Texan Sangiovese recibió la medalla Double Gold en la prestigiosa San Francisco International Wine Competition; fue la primera vez que un vino tejano obtenía semejante distinción. En la zona hay alojamientos interesantes, incluido el apacible Bella Vista Bed and Breakfast on Lake Travis.

Texas Hill Country, EE UU © Terri Butler Photography / Shutterstock Con más de 3 millones de Ha, la Hill Country American Viticultural Area (AVA) es la segunda región vinícola más grande de EE UU © Terri Butler Photography / Shutterstock

EL PATRIMONIO DE HILL COUNTRY

Siguiendo hacia el norte se llega a Fall Creek Vineyards, a unos 80 min en coche de Flat Creek Estate. Fundada en 1975, es la bodega más veterana de Hill Country, con una ubicación muy fotogénica en la orilla noroeste del lago Buchanan. El suelo aluvial del vecino río Colorado ofrece las condiciones ideales para el cultivo de cabernet premium, tempranillo, merlot y exquisitas mezclas, más un chardonnay rico y suave, y otros blancos. Además de catas, rutas por los viñedos y vistas panorámicas, la bodega de vez en cuando ofrece circuitos en barco a Fall Creek Falls. Si se visita en agosto, destaca el Fall Creek’s Harvest Festival, con catas de vino y comida, y un montón de actividades, incluido el Grape Stomp, donde los invitados se descalzan y pisan la uva al estilo tradicional. Canyon of the Eagles Resort, una tranquila cabaña con vistas al lago Buchanan, es un buen alojamiento.

RECORRIENDO LA WINE ROAD

Uno de los grandes puntos de interés de Hill Country, la Wine Road 290, está 96 km al sur. A lo largo de esta sinuosa carretera de casi 50 km entre Johnson City y Fredericksburg hay una docena de bodegas. Se puede empezar en Lewis Wines, dirigida por un joven y dinámico viticultor que acapara la atención con sus exquisitas variedades mediterráneas e ibéricas; una copa de Lewis’ High Plains Rosé es ideal en un cálido día de verano. Al oeste de esta bodega está Pedernales Cellars, que elabora viogniers, tempranillos y varias mezclas premium que saben todavía mejor en el patio con vistas al Pedernales River Valley. La regenta la sexta generación de una familia tejana que apuesta por la sostenibilidad (la bodega usa un proceso de enfriamiento geotérmico). En dirección a Fredericksburg, Grape Creek Vineyards ofrece una amplia selección de vinos, servidos en una villa de estilo toscano. Se puede disfrutar de un circuito por la bodega, reservar una cata privada o asistir a un concierto (sábados). También es un muy buen sitio para almorzar, con una trattoria que sirve ensaladas, paninis y pizzas hechas a mano y cocinadas al horno de piedra.

Texas Hill Country, EE UU © E_Cotner / iStock / Getty El altramuz de Texas florece en primavera en Texas Hill Country © E_Cotner / iStock / Getty.

VISITAR EL PASADO EN FREDERICKSBURG

El viaje termina en la animada Fredericksburg. Tiendas de antigüedades, atracciones históricas y restaurantes con carisma son el final ideal de una ruta vinícola por Hill Country. Es posible pasar un par de horas visitando el Pioneer Museum, un edificio de 12 000 m2 con exposiciones del s. XIX, y después pasear por Main Street, repleta de restaurantes. Para explorar las raíces culinarias alemanas de la ciudad es buena idea ir a Auslander Restaurant y a Otto, más elegante, famoso por su schnitzel de pato y su tarta de la Selva Negra sin harina. Hay que dejar un hueco para una última copa de vino en Lost Draw Cellars, que tiene una sala de cata a unas manzanas de Main Street. Con un montón de B&B en la zona, Fredericksburg es una buena base para visitar sitios que uno puede haber pasado por alto en la Wine Road 290. La Palo Alto Creek Farm ofrece habitaciones amuebladas con encanto y casitas de campo, y está muy bien situada en West Main Street.

Por Regis St. Louis, autor de Lonely Planet 

DESCUBRE BEST IN THE U.S. 2017, LOS MEJORES DESTINOS DE EE UU PARA VISITAR EN EL 2017
Best in the US

 

  

Categoría: SELECCIÓN LONELY PLANET

Envía un comentario

  1. * campos obligatorios