Durmiendo con los monjes budistas de Koyasan

Estaturas budistas en el mausoleo de Okunoin
Estaturas budistas en el mausoleo de Okunoin

Japón es un país fascinante hasta para elegir dónde dormir durante las vacaciones. Además del alojamiento clásico en un hotel estándar, los viajeros encuentran la posibilidad de pasar la noche sobre los futones de un tradicional ryokan, en el minúsculo espacio de una habitación-cápsula, en un dormitorio kitsch de alguno de los llamados hoteles del amor o en la espiritual estancia de un templo budista. Para disfrutar de esta última experiencia, lo mejor es incluir en el viaje una parada en Koyasan, el centro religioso más importante en Japón del budismo de la escuela Shingon. Rodeado por unos espesos bosques que estallan en color con la llegada del otoño, Koyasan merecería una visita aunque sólo fuese para ver alguno de sus más bellos y significativos templos, como el de Kongobuji, o el enorme cementerio que acoge el mausoleo de Okunoin, donde está enterrado el fundador de la escuela Shingon. No en vano, debido a su importancia cultural y espiritual, Koyasan fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO dentro del sitio Lugares Sagrados y Rutas de Peregrinación de las Montes Kii.

De entre el centenar de templos que se desperdigan en torno al Monte Koya, la mitad está abierto a los viajeros como albergue. La estancia no es barata, pues el precio por noche oscila entre los 9.000 y los 15.000 yenes por persona (65-106 euros), pero incluye habitación privada de estilo tradicional con suelos de tatami y futones, cena, desayuno y acceso a las oraciones y la ceremonia del fuego. La comida proporcionada es la shojin-ryori, platitos vegetarianos preparados por los monjes. Todos suelen incluir arroz blanco, un bol de fideos soba, un surtido de koyadofu (tofu), tempura, encurtidos, sopa de miso con algas y gomadofu, un pastelito de fécula aromatizada de sésamo y con textura similar a la del tofu. Uno de los primeros en acoger a viajeros extranjeros fue el templo Ekoin, muy bien situado, con habitaciones con vistas a un hermoso jardín y con posibilidad de reservar desde su misma web. Si se desea buscar otro templo, en la web de turismo de Koyasan no sólo se encontrará información sobre este importante centro religioso sino también un completo listado con todos los templos que acogen visitantes.

Una de las estancias del templo Ekoin, con la mesa preparada para la cena. Foto cedida por Ekoin

Cómo llegar: Koyasan se encuentra a 76 kilómetros de Osaka. La ruta más sencilla parte desde esta ciudad, donde se ha de tomar la línea Nankai Koya hasta la estación de Gokurakubashi. A continuación, un funicular lleva hasta lo alto del monte de Koyasan. Desde allí parten autobuses y taxis que en cinco minutos dejan al viajero en el centro de la localidad.

Texto y fotos: Nuria Cortés.

Categoría: GRANDES VIAJES

Envía un comentario

  1. * campos obligatorios