5 motivos por los que viajar a Breslavia

Vista de Breslavia
Vista de Breslavia

Breslavia es, seguramente, una de las ciudades más desconocidas de Polonia. Te descubrimos sus calles, su historia y sus costumbres aprovechando que este 2016 es Ciudad Europea de la Cultura. 

Al suroeste de Polonia, en el Voivodato de Baja Silesia, nos encontramos con esta encantadora ciudad: Breslavia o Wroclaw (que en español suena a vrótsuaf). Hoy es un centro de industria, comunicaciones, ciencia y arte y la cuarta ciudad con más peso de Polonia. Motivos por los que cada septiembre más de 150.000 estudiantes invaden sus medievales calles. Pero es su rica historia y la hospitalidad de su gente la que atrae miles de viajeros. Si estás pensando en hacerle una visita, te contamos qué hacer en la ciudad de los puentes.

 1. Capital Europea de la Cultura 2016

Sin duda este 2016 es el gran momento para descubrir Breslavia. Este año la ciudad polaca comparte esta distinción, la de Capital Europea de la Cultura, con San Sebastián. Los breslavos han preparado un ambicioso programa con más de mil eventos culturales. A lo largo de los próximos doce meses Breslavia se llenará de literatura, teatro, ópera y exposiciones como las dedicadas a Eduardo Chillida o Jerzy Grotowski.

Uno de los 112 puentes que hay en Breslavia

 2. Tender puentes

Breslavia está bañada por el río Odra y se asienta sobre 12 islas. Más de un centenar de puentes son los encargados de unir la ciudad de norte a sur y de este a oeste. Verás que los hay de todos los tamaños, formas y colores y que aportan un aire romántico y pintoresco a la ciudad y le han otorgado el apodo de la “Venecia de Polonia”.

Plaza del Mercado (RYnek)

3. Arquitectura

La arquitectura de Breslavia tiene historia. El territorio ha pasado por manos checas, polacas, austriacas, húngaras y alemanas. Y los edificios de la ciudad muestran con orgullo todas las etapas de su historia y sus influencias culturales.  El corazón de la ciudad es, en todos los sentidos, la Plaza del Mercado (Rynek), de estilo gótico. Está rodeada de bonitas y ordenadas hileras de casas de colores. Junto a la plaza, el Ayuntamiento (Ratusz), construido en el s.XIII. Cruzando el puente de Most Tumski, alejada del bullicio de terrazas y restaurantes característicos del centro de Breslavia, encontramos la Catedral de San Juan Bautista que, tras la Segunda Guerra Mundial fue reconstruida y solo conserva su pórtico medieval original. Muy cerquita está el Jardín Botánico (Ogród Botaniczny), del que te recomendamos perderte dentro y contemplar especies de todo el mundo.

Museo Panorama Rackawicka

 4. De museo en museo

Breslavia es ciudad de museos. Como visita obligada está la pintura Panorama Raclawicka. El museo es un edificio circular que en su diámetro alberga este cuadro de 120 metros de ancho por 15 de alto. Una visión de 360º  que representa la batalla de Raclawiece del 4 de abril de 1794. Tienes que ver también el Museo Nacional (Muzeum Narodowe) y el Museo Etnográfico.

 5. Buscando Krasnale

La figura del enano o krasnale es una de las tradiciones de Breslavia y a su vez un gran atractivo para los turistas. Hay más de 200 figuras de metal repartidas por la ciudad y de hecho existe una ruta diseñada para poder encontrarlas. La leyenda dice que si ves más de 7 tendrás buena suerte. ¡Así que anímate a buscar los enanos de Breslavia!

Si planeas un viaje a Polonia te recomendamos perderte por las calles del barrio judío de Kazimierz en Cracovia, protagonistas de la película La lista de Schindler. 

 

 

Categoría: ESCAPADAS

Envía un comentario

  1. * campos obligatorios